25 nov. 2007

El guerrero nº 13

Padre misericordioso he derrochado mis días planeando muchas cosas, esta no era una de ellas, pero en este momento te pido que me permitas vivir los próximos instantes con valor:
Por todo lo que debimos pensar, y no pensamos.
Por todo lo que debimos decir, y no dijimos.
Por todo lo que debimos hacer, y no hicimos.
Te imploramos, Dios, tu benevolencia.


He aquí que veo a mi padre.
He aquí que veo a mi madre, a mis hermanas y mis hermanos.
He aquí, que allí veo el linaje de mi pueblo hasta sus principios.
Y he aquí que me llaman, me piden que ocupe mi lugar entre ellos.
En los atrios de Valhalla, el lugar donde viven los valientes para siempre.

1 comentario:

7516 E.I-E. dijo...

ASI HA DE SER NUESTRA LUCHA CONTRA LAS MISERIAS DE LOS TIEMPOS EN QUE VIVIMOS, MIRANDO DE FRENTE A LOS ACONTECIMIENTOS Y SIENDO DIGNOS HEREDEROS DE LA ESTIRPE. COMO DIJO EL PENSADOR: "Muchos mueren demasiado tarde y algunos demasiado pronto. todavía nos resulta extraña la máxima: ¡Muere justo a tiempo!"
ADELANTE MSR. SIGUE LA LLAMA!!!!!!!!!